Niebla en los Valles Pasiegos

Hoy he quedado con Javi y Teibol para hacer una ruta por los Valles Pasiegos, con el puerto de Lunada como plato principal. Como he venido dos días antes para aprovechar el viaje, no hemos puesto hora de salida. Les espero en el aparcamiento de autocaravanas que hay junto a la estación de Liérganes, donde he dormido largo y tendido.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


Niebla en Valles Pasiegos Liérganes 150 km 3950 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Son las nueve de la mañana cuando partimos rumbo a La Cavada para subir el puerto de Alisas por esta vertiente norte. La temperatura ronda los 15ºC en una mañana cubierta que esperamos que vaya levantando a medida que avance el día.


Nos ponemos a subir tranquilamente, como solemos hacer cuando nos juntamos. Tras un inicio de puerto inapreciable, es al pasar La Mina cuando los kilómetros empiezan a ganar pendiente media, yendo del 4% inicial hasta un 6-7% mantenido hasta la cima.


La ganancia de altitud trae consigo una primera entrada en la niebla. La nube va subiendo al mismo tiempo que nosotros y eso hará que nos acompañe todo el día. Aquí todavía tenemos esperanzas de librar pero la tortura se va a alargar demasiado.


Pasamos junto al monumento de homenaje al ciclismo con la niebla bastante cerrada y sin poder disfrutar nada de las maravillosas vistas de media costa cántabra que ofrece este puerto.


Coronamos este primer paso del día con la esperanza de tener un valle limpio frente a nosotros pero no es así. La zona de Los Machucos está también muy cerrada por la parte alta pero, como nos va a llevar un buen rato llegar hasta allí, seguimos esperanzados


Descendemos el puerto de Alisas y, antes de llegar a Arredondo, tornamos hacia Bustablado, donde paramos en la fuente del burro Carlos para rellenar los bidones antes de acometer la subida al coco del día: Los Machucos.


Siempre había denominado Collado Espina a esta ascensión pero he acabado por claudicar, ya que todo el mundo la conoce por el nombre que recibe la zona de bordas que rodea al collado principal. Además, este año llegará La Vuelta a este puerto y ya se sabe que lo va a llamar Los Machucos, así que no se hable más.


Hay dos tramos muy duros, con pendientes máximas que se van por encima del 20-25% y nos lo tomamos con más calma que de costumbre, que ya es decir.


Superamos el tramo más largo pero nos sigue preocupando la niebla, cada vez más próxima a nosotros y que nos está privando del disfrute que supone pasar entre las peñas, las cuales ni siquiera intuimos. El piso está reacondicionado y eso evita tener que andar con el cuidado de otras veces, cuando había unos baches de órdago.


Solventamos también la segunda pared, con los altímetros marcando cifras muy inferiores a las que se anuncian en muchas altimetrías y con esa sensación de que los descansos mitigan mucho la dificultad de este puerto. Llegando al hayedo, la niebla se cierra tanto que no vemos un pimiento, con lo que las herraduras de hormigón pasan desapercibidas. Habíamos metido este puerto por su belleza y mis dos compañeros se están quedando igual que si les hubiera metido por la collada de Morcín. ¡Qué pena!


Coronamos Los Machucos en el collado Espina y bajamos un poco para volver a subir hasta el alto de Somo, punto más elevado de esta carretera. Sin ver absolutamente nada, seguimos bajando hasta llegar a la carretera del puerto de Lunada y nos paramos a tomar un café en el bar de San Roque de Riomiera.


Llevamos dos puertos a ciegas pero la altitud de Lunada nos mantiene la ilusión de elevarnos por encima del mar de nubes, así que tiramos para arriba con ese pensamiento, vigilando la altitud de nuestros aparatos electrónicos como si fuéramos críos esperando a los Reyes Magos.


Lunada es de esos puertos en los que la pendiente se mantiene bastante constante, siempre rondando un cómodo 6%. Vamos charlando y se nos pasan los kilómetros sin apenas darnos cuenta.


Nos volvemos a meter en la niebla y ésta sube con nosotros. La nube está pegada a toda la ladera del pico de La Miel y el puerto de Lunada es el paso que tiene hacia Burgos, con lo que ver algo se convierte en misión imposible. Está quedando una castaña de ruta de la hostia.


Al descender unos metros, se abre el cielo y se nos iluminan las caras. La idea era la de pasar del Picón del Fraile y descender hacia Las Machorras para comer algo pero ... no podemos desperdiciar este claro y nos adentramos en la pista de los militares.


Por primera vez en toda la ruta, la cámara de fotos no para de trabajar. La nube que nos ha estado tocando la moral intenta adentrarse en la meseta, con el majestuoso Castro Valnera dominando la sierra.


Apenas llevamos la mitad hecha cuando vemos a lo lejos un patrol blanco de los militares que baja desde la EVA. Si nada lo evita, nos vamos a quedar con las ganas de acceder hasta la cima del Picón del Fraile.


En efecto, del coche salen un chico y una chica, ella con fusil y el con libreta para anotar nuestros DNIs. Nos comunican que es una carretera de uso restringido y que nos tenemos que dar media vuelta, al tiempo que nos ruegan que corramos la voz de que no se puede subir arriba bajo ningún concepto.


Nos dejamos caer hasta Las Machorras y paramos en otro bar para comer un bokata. Bueno, yo no tengo hambre y solo me tomo un helado porque en este lado hace un calor del copón.


Iniciamos la subida al puerto de Estacas de Trueba con esa esperanza boba de tener un día despejado por el valle del Pas. La pendiente es floja pero nos recibe un aire de cara bastante fresco que baja rápidamente la sensación térmica y aumenta la resistencia de la subida.


La niebla se incrementa mucho más que en Lunada y, además, es de las que va calando los huesos. Nos hacemos la foto de grupo en el cartel y nos abrigamos un poco para la bajada, con esa esperanza inútil de que el cielo se abra en pocos kilómetros.


Cosa que no sucede ni llegando a Vega de Pas, donde paramos para tomar un café y así entrar un poco en calor porque ya no es solo niebla, sino lluvia.


El siguiente puerto es La Braguía. Son seis kilómetros al 6% que van de más a menos. Ya no tenemos ninguna esperanza y nos conformamos con no chupar agua y acabar la ruta con cierta solvencia.


Tenemos una primera parte de tregua pero enseguida se vuelve a cubrir todo y dejamos de ver más allá de nuestras narices. El único entretenimiento es el del mapa del GPS de Javier que nos va cantando las curvas antes de que aparezcan.


Coronamos el puerto de La Braguía y se nota que el fresco de la niebla ha hecho mella en los riñones porque se convierte en un improvisado urinario. Con lo bonita que es esta ruta y no estamos viendo nada.


En la bajada hacia Selaya volvemos a chupar agua y comentamos que tal vez sea mejor prescindir del alto de El Caracol y tirar directos hacia Serón, rodeando el macizo de Las Enguinzas. Así iniciamos la salida de Selaya pero vemos claridad en la zona del puerto y preguntamos a dos ciclistas que acaban de bajar de allí. En cuanto nos dicen que solo había niebla en la parte más alta, decidimos tirar por el puerto para evitar tener que rodar treinta y cinco kilómetros.


El Caracol son algo más de diez kilómetros por esta vertiente de Selaya. Se suben dos kilómetros, luego se baja otro y luego siete más para arriba. Por tanto, la pendiente media queda muy diluida, habiendo un par de kilómetros al 8% en la mitad del segundo esfuerzo.


El caso es que nos marcamos un buen ritmo de subida, tal vez animados por la falta de niebla, aunque aparezca de nuevo en la parte final.


Coronamos el alto de El Caracol con cerca de 4.000m de desnivel, a falta de algún repecho camino de Liérganes. A Javi hace rato que se le ha estropeado el altímetro del GPS y le va dando valores aleatorios. Ya solo falta bajar ... con niebla, claro.


En el descenso de Lunada pincho poco antes de llegar a Mirones y eso hace que nos quedemos bastante fríos. Llegamos a Liérganes con 150km clavados, redondeando una magnífica etapa ciega, en la que lo único que hemos visto han sido nuestros jetos. Bueno, espero que no pase tanto hasta que nos los volvamos a ver porque, como siempre dice Teibol en sus crónicas, lo mejor de hoy, y nunca mejor dicho, ha sido la compañía, jajajaja

Safe Creative #1007090003507

9 comentarios :

  1. Menudo pufo de dia, menos mal k la bici es la escusa para kedar y pasar el dia

    ResponderEliminar
  2. La ruta más truño jamás contada, jaja.
    Lo bueno es que tenemos la excusa perfecta para repetir por la zona

    ResponderEliminar
  3. Hola soy Carlos nos cruzamos y conversamos en el inicio en collado Espina/ Machucos. Como te dije te buscaria. El sabado disfrute de lunada y del resto ruta espectacular con sol jeje. Al final hice lagos y no vi nada el jueves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aupa Carlos. Ya veo que has disfrutado de lo lindo estos días. Vaya tromba de agua pillé en el descenso hacia Bustablado. Espero que pudieras subir bien La Estranguada. Da gusto conocer a otros chiflados de esto de subir puertos. A ver si coincidimos cualquier día, a saber por dónde. Saluda a tu chica de mi parte. ;-)

      Eliminar
    2. Si q subi bien la Estranguada solo pille agua en tramo de enlace del caracol al inicio de estranguada. Bueno si vienes por cataluña o pirineo frances avisa. Un saludo

      Eliminar
  4. Jodo, qué mala suerte. Me habéis recordado el día que hice Escudo, Estacas y Braguía, con niebla y lluvia a mantas. Tengo ganas de volver a Estacas, con su asfalto nuevo ¿no?
    De Las Machorras, mejor no acordarme. Vaya tía asquerosa, estúpida y borde, la dueña del bar-restaurante Las Machorras (según vienes de Lunada, a la izquierda).
    Javi puso en el chat que os habían multado en Picón del Fraile, pero veo que solo os pidieron el DNI. ¿Le llevabais? ¿Le enseñasteis? Yo hubiera dado un número cualquiera, jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estacas tiene asfalto nuevo a falta de rematar canalones y señalización. Para subir, una gozada. La parte de Burgos estaba en obras y habrá gravilla a manta hasta que se circule un tiempo.

      Nos pidieron los DNIs y claro que los llevábamos. Es obligatorio y hasta recomendable ante cualquier percance que se tenga. Yo creo que nos cogieron los datos solo para tener un registro pero vete tú a saber, lo mismo nos llega una receta a casa. Yo ya he puesto en el perfil del Picón del Fraile que no se suba. No merece la pena arriesgarse.

      Eliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...