16km duros de mañana...

Esto no hay quien lo pare. Amaia tiene la medio maratón entre ceja y ceja y las tiradas largas, cada vez, son más largas. Esto obliga a cambiar un poco de escenario para que sean entretenidas y, como ella no ha corrido aún por allí, nos vamos a Getxo para hacer el paseo de Aixerrota por los acantilados.




Tras salir del pequeño aparcamiento que hay a la entrada del puerto deportivo, tiramos por la playa hasta llegar al puerto viejo de Algorta. En esta época, la playa es un desierto, aunque la temperatura de este mes de noviembre casi supera la que tuvimos por estos lares en verano.




Llegamos al final del paseo y tenemos que subir unas cuantas escaleras. Es lo peor de la ruta elegida, que este tramo nos rompe un poco el ritmo. Pero bueno, todo sea por disfrutar de las maravillosas vistas de Punta Galea.




Nos metemos un par de buenos rampones en el siguiente kilómetro. Le había dicho a Amaia que había alguna que otra subidita pero no recordaba que fueran tan fuertes.



Pero no parece que le importe. Va para arriba a muy buen ritmo y sin parar. Casi no me creo lo que estoy viendo. Pensaba que, en cuanto viera los primeros rampones, se me iba a tirar al cuello echándome en cara la emboscada.




Aunque creo que, en realidad, ni se está dando cuenta. Cuando haces deporte por un sitio así, aunque sea muy duro y requiera mucho esfuerzo, la cabeza se centra en otras cosas. Es por ello que, para andar en bici, siempre busco puertos nuevos o que me ofrezcan un plus paisajístico que me resulte entretenido.




Llevamos ya un buen rato picando para arriba y la cosa no cesa. El paseo que va paralelo al bidegorri se ve más tendido pero aún hay que apretar el culo.





Ya en pleno Punta Galea, rodeados de casas de alto standing, dejamos de subir de forma continuada para hacerlo a tramos. Lo mismo bajamos un poco que subimos algo más en un terreno ondulado que transcurre por los acantilados de Getxo hasta la playa de Azkorri.




Y Amaia sin decir ni mu acerca de la exigencia del recorrido. Y eso que me había pedido que le diseñara un recorrido llano para enfrentarse de nuevo a los 16km, una distancia que tenía olvidada desde que decidió tomarse la preparación del medio maratón de otra manera.




¡Lástima que no hayamos traído un bocata para el final! El sonido de las olas rompiendo allí abajo es muy relajante y nos podríamos haber quedado un buen rato al finalizar. Para otra, ya sabemos. Nos traeremos un buen avituallamiento para el final.




No recordaba que fuera tan rompepiernas esta parte. Y lo mejor de todo, que solo vamos a llegar a Azkorri y vamos a tener que regresar subiendo lo que estamos ahora bajando.




Con unos siete kilómetros y medio nos damos la vuelta en Azkorri. Llegamos a Aixerrota con la duda de bajar las escaleras hasta el puerto o de seguir de frente por las calles de Algorta. Le dejo a Amaia que elija y tiramos de frente para no romper el ritmo de carrera bajando peldaños.



A donde hemos dejado el coche llegamos con poco más de catorce kilómetros así que, para cubrir totalmente la distancia programada, seguimos por el paseo que se dirige hacia Las Arenas. La sonrisa que lleva Amaia en la cara expresa perfectamente lo enorme que está siendo su progreso.



Al final, 16km y bastante duros, con continuos repechos y con alguna subida considerable. Si se lo propusiera, ahora mismo estaría para hacer un medio maratón sin sufrir demasiado. Pero lo está haciendo muy bien, poco a poco se progresa mejor. Aunque yo no soy buen ejemplo para eso porque esta tarde me meteré una xtreme por montaña sin haber corrido nunca en una prueba similar.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...