Vuelta a Portugal (VI)

Última jornada.

Salgo de la casa de noche, más o menos a las 6 de la mañana; es decir, voy con un par de horas de adelanto sobre el horario previsto. La bici ya la tengo arreglada y me encuentro fresco como una lechuga. La etapa se me ha quedado en solo 250 km., así que voy muy relajado. Si no tengo ninguna avería, llegaré con tiempo de dar una vuelta turística por Sevilla. Al poco de salir las luces se me apagan. Bastante me ha durado la batería, que he hecho muchos kilómetros nocturnos.









En Vila Real de Santo Antonio cojo otro barco, esta vez para pasar a España cruzando el Guadiana. Nada de ferrys, aquí nos meten en la cubierta de un pesquero. 2,50 € me cobran por un trayecto muchísimo más corto que los de los ferrys de Portugal. El capitán del barco y su ayudante son para verlos. Parecen sacados de una peli de cine negro del Hollywood de los años 50, con sus trajes, encorbatados y todo. Solo falta Humprey Bogart.









Nada más llegar a Ayamonte, lo primero que hago es oir las voces de la gente. El acento de la zona es muy gracioso. Pregunto a unos munipas por la salida hacia Lepe y continúo hasta allí. En Lepe paro en un supermercado Día para coger comida y bebida. Todo está más caro, grgrgr. Es cuando recibo la llamada de uno de los colegas que saldrán a recibirme, con quien me cruzaré cerca de La Palma del Condado.





Sin ningún percance cruzo Huelva, donde me llaman la atención las marismas y, por grandes rectas llanas rodeadas de amplios secarrales, acabamos llegando a Sevilla con el grupo ya reunido.











En Sevilla, después de subir la cuesta de Las Doblas, estoy a las 17:30, con tres horas por delante, que aprovechamos para ver la Torre del Oro, la Giralda, la Catedral, la Plaza de España, el Puente de Triana, el Parque de María Luisa, ....., y para tomar unas cocacolas en una terracita. Los compañeros se portan de maravilla conmigo.














Y ya en la estación de autobuses, con bastante retraso por culpa del energúmeno que nos ha tocado como chófer, termino esta aventura. Me sorprende lo poco cansado que estoy para haber hecho 1.600 km. en seis días. Es más, casi va a resultar más duro el viaje en autobús. Serán ¡¡14 horas!!

2 comentarios :

  1. Al fin he podido sacar tiempo para acabar de leerlo.

    Con esos precios te puedes permitir lujos que de otro modo irías mas de tirado, esto a la larga se nota que acumulas menos cansancio, lo digo por experiencia y contando que la ruta mas larga que me he hecho por esas tierras no ha pasado de 150km, pero con 40 kg de alforjas, con un desnivel acumulado nada desdeñable y en una época en la que había adoquín por todos lados..., en una bici de ciclocros adaptada y con ruedas de 700x32,...


    Gran relato...

    ResponderEliminar
  2. Buah, ¡qué fotazas y qué buenos recuerdos!
    El paseo tan rico que nos dimos con el viento portugués soplando a nuestras espaldas, jejejeje.

    ResponderEliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...