Vuelta a Portugal (IV)

El hostal de hoy era un poco cutre. Muy grande, muchas habitaciones, muy concurrido, ... pero cutre. Por 15 euros tampoco voy a quejarme. Aprovecho que la ropa está mojada para lavarla en el lavabo y ceno abundantemente con todo lo que me he pillado en el hiper.

A las 5, las 6 según mi horario, parto rumbo Coimbra, que me queda ya muy cerca, por la carretera general. Como es lunes, y Coimbra una ciudad muy grande, me como bastante tráfico para lo que suele ser habitual por la noche. No tengo más que algún que otro repecho, así que los kilómetros caen rápidamente. El amanecer me pilla pasado Lauriçal, entre la niebla. El día ha salido muy tristón y no parece que vaya a pasar más el calor de las dos primeras etapas.

Me preocupa el tema del móvil, porque sigue sin funcionar, así que empiezo a ir pendiente por si veo alguna tienda de telefonía. En Guía, al pararme en un semáforo, veo una tienda de Vodafone, y para allá que me voy. Voy con la idea de coger uno libre de segunda mano, o lo más chungo que tengan, pero comparando los precios con los de Bilbao son un auténtico chollo, así que compro uno guapo para regalárselo a Amaia en cuanto llegue.

La llamo. Estaba un poco preocupada pero algo se olía (yo ya tenía el móvil avisando durante algún tiempo de que estaba en las últimas) y le digo que acabo de comprar uno nuevo. Al decirle el precio me dice que me pille otro para mí, que los libres en Bilbao nos cuestan más del doble. Así lo hago y me cojo el más barato de Nokia, suficiente para llevarlo en la bici.

A causa de lo del móvil, entre que espero la cola de la tienda, le hacen el papeleo a los de delante, elijo uno, me dan de alta, pago con la tarjeta, me sacan la factura, me preparan la garantía, ...., pierdo un tiempo precioso para llegar a Lisboa de día, así que, como en el semáforo había una señal de la estación de tren, me había coscado de los horarios. En media hora pasa el que llega a Caldas da Rainha, que me quita 65km. y me devuelve al horario establecido por el rutómetro. Bueno, mejor aún, me posiciona con una hora de adelanto. Con eso, y con el cambio de itinerario que he previsto tras Montejunto, accediendo a Lisboa siguiendo el curso del Tajo, espero llegar de día. Sintra es la gran perjudicada. Lo dejaré para otra ocasión.






Cojo el tren con móviles nuevos y el trayecto me lleva hora y pico. Hay una zona magnífica para dejar las bicis. El tren, cómodo, y solo me ha costado 5 euros y poco. Al llegar a Caldas da Rainha, de nuevo a pedalear. Mucho llano, y demasiado tráfico, hasta coger en Cercal el desvío a Pragança. Allí, en la base del puerto, paro a comer en un restaurante. Una hamburguesa con queso, preparada con su lechuguita, su tomatito, su cebollita, y un pan estupendo .... ¡¡2 euros!! La cocacola de botella de cristal de 33 cc. ¡¡0,80 €!! Da gusto pagar en Portugal.




La subida a Montejunto tiene rampas duras por momentos. Tengo que llegar a la base militar de la cima y regresar al desvío que me llevará a Alenquer en vez de a Torres Vedras. Acorto kilómetros y cambio ver Sintra por ver toda la ría del Tajo (es que soy de Bilbao y me tira eso, oyes), asegurándome de esta manera llegar a Lisboa de día y con dos o tres horas para deambular por sus calles.






Subo disfrutando de las vistas, que con tanta llanura alrededor alcanzan muy lejos y desciendo rápidamente por la otra vertiente. Comienzo metido por un pinar, pero enseguida me hallo embutido en un secarral que me acompañará prácticamente hasta Sevilla. Viento favorable, así da gusto.




Tras un pequeño sube y baja por caminos casi vecinales, entre poblaciones recónditas, enlazo con la N2 que bordea el río y me meto en un atasco de tráfico increíble. ¡Menos mal que yo voy en bici! y haciendo eses voy pasando a los coches por derecha y por izquierda, dejando atrás Vila Franca, Alberca, ...., metido en una zona industrial que me alegro de haber conocido pero que no era muy agradable para "pasear" en bici.



A Lisboa llego con muchísimo adelanto, más o menos a las 5 de la tarde. Me quedan unas tres horas para anochecer que aprovecho para callejear y para hacer algunas fotos. Quiero cruzar el Tajo en ferry para poder salir pronto mañana que, aunque muy llanitas, tengo dos jornadas maratonianas para finalizar.






El ferry lo cojo al atardecer, junto con muchísimos trabajadores que regresan a la otra orilla. Me sale 2,10 € porque la señora que me ayuda con la máquina expendedora de billetes saca de ida y vuelta sin darse cuenta. Bueno, ¡qué más da! El paso del Tajo dura unos 20 minutos y, al llegar  a la otra orilla,  ya es noche cerrada. Allí decido continuar pedaleando porque todo lo que gane ahora será tranquilidad para llegar a Sevilla a tiempo.








En Coina (me he quitado 20km más) ya busco alojamiento de esos baratos. Me dicen que hay un hostal tras un Lidl, así que hago compras para cenar y desayunar pronto y voy para allí cargado con bolsas. Mi sorpresa es enorme cuando me dice el pavo que la habitación son 35 €. ¿35? Eso es lo que cobran en Bilbao en un hotel de 4*. Si solo quiero dormir un rato para salir bien temprano. Le digo al tipo que ya encontraré otro sitio y me contesta que no hay más. A lo que le respondo:
- ¡¡Tú no sabes lo bien que se duerme en la calle!!



Regreso andando cargado con las bolsas y veo que están cerrando las persianas del Lidl, así que ¡qué mejor sitio! Tiene techo, hay luz, no pasará nadie, .... La pena que quería un enchufe para poner a cargar el móvil, que te lo dan solo con la carga de servicio. Mañana pillaré dónde dormir, sin problema.

2 comentarios :

  1. Esta crónica es la que estaba deseando de leer, y sobre todo esta parte cuando pasas por Lisboa. Que pena Joseba, que pena que en su momento no puedieras llegar a Lisboa cuando estaba yo allí, hubiera quedado la crónica mejor jeje, te lo tenia todo preparado.

    Me ha gustado ver fotos de la ciudad donde he vivido 10 meses, me entra lo que llaman los portugueses "saudades".

    Que sepas que ahora me voy a Roma 7 u 8 meses, asique si te quiere pasar... jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jo!! Qué te voy a contar!! Anda que no me habría gustado!!

    A Roma... va a ser que no, jejeje. Pero ya contarás, no?

    Pásalo bien.

    ResponderEliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...