A las puertas de Suiza

Hoy tendría que empezar en Suiza pero, al haber quitado una ascensión ayer y anteayer, todavía me quedan dos subidas francesas en las cercanías de Ginebra. Acabé la jornada en Viuz en Sallaz con la carretera que tengo que tomar cortada por obras. El asfalto estaba levantado y me temí no poder hacer el primer puerto de la jornada, hasta que un hombre que me vio parado con el coche me hizo señales para que le siguiera por un camino vecinal que circunvala el pueblo, saliendo en la parte más alta, justo tras la señal de carretera cortada para los de la otra dirección. Como no se podía entrar en el pueblo, aparqué ahí mismo y me quedé a dormir en el arcén de la carretera.



Amanece pronto y me pongo en marcha casi con la primera luz. La temperatura matinal ya no es tan fría y así aprovecho porque hoy tendré un desplazamiento bastante largo hasta la zona de las montañas de Neuchâtel.


Esta subida del col des Arces, por esta vertiente sur que aparece en el BIG, son realmente dos puertos conectados: el propio col des Arces más el previo col du Perret. La vertiente norte que sale del lago Lemán es más interesante pero me obligaría a desplazarme bastante cuando ésta me pillaba de camino y, además, ya la quise hacer hace unos años sin tenerla metida en el GPS y no encontré el inicio. Con la de tráfico que hay en aquella zona de Thonon, no paré de dar vueltas y la dejé por imposible.


Corono el col du Perret en este primer paso, con el sol muy bajo todavía, lo que genera demasiadas sombras. Han sido siete kilómetros a un cómodo 5% y sin ninguna dificultad.


Desciendo hasta Villard y ahí se inicia la segunda parte de la subida, con otros siete kilómetros y medio que van de menos a más, con un par de kilómetros de salida casi llanos.


La carretera se dirige al col de Cou pero se toma una pista que sale a la derecha en dirección al col des Arces. Quedan dos kilómetros, al 8% y 9% respectivamente, con varios picos de doble cifra.


El paso no es gran cosa. El col des Arces se encuentra totalmente cerrado y no hay vistas, quedando una subida muy sosa en conjunto.


Sigo cargando con la mochila con ropa de abrigo, sobre todo siendo tan temprano, pero no necesito ponerme más que los guantes y el cortavientos. Ya de regreso a Villard, toca volver a subir el col du Perret.


Esta vez son solo dos kilómetros y medio, aunque a un notable 6,5%. Hay carteles de puerto pero indicando el monte Ajon, otra subida que se toma a la izquierda al llegar a Bogève.


Terminada esta primera subida del día, toca desplazarse un poco hasta Annemasse, muy cerca de la frontera suiza. Me encuentro con muchísimo tráfico y tardo un poco en llegar.


Consigo aparcar en la primera rampa del Mont Salève y me dejo caer hasta la rotonda donde se inicia mientras me cruzo con un montón de ciclistas que suben. Hoy es sábado, ha salido un día fabuloso y se ve que hay mucho movimiento.


Esta ascensión no llega a catorce kilómetros y el 6% de media no la hace especialmente dura. Hay un tramo fuerte en la parte central pero se llega con muchos descansos.


La carretera es de doble carril hasta llegar a esa parte dura, donde se pasa a una pista asfaltada que se adentra en el bosque. Un primer kilómetro al 11% de media va suavizando poco a poco hasta el final.


Coincido con varios ciclistas en esta parte, adelantando a unos y viendo como otros me pasan como aviones. Ese 11% inicial va dando paso a un 9%, 8%, 7%, ..., hasta que, a falta de dos kilómetros para coronar, se llega a una antena gigante y la pendiente se debilita hasta un 3%.


Parece que hay un mirador junto a las antenas pero lo dejo para el descenso. Este puerto también tiene carteles cada kilómetro y apetece hacerlo sin parar.


El final es tan suave que se convierte en un magnífico paseo. Algunos de los ciclistas que me han pasado en la subida regresan ya y me cruzo con ellos.


Llevo un par de días con el Mont Blanc a la vista pero desde aquí tengo una panorámica brutal, aunque algo alejada. Tengo que tirar de zoom para que destaque en la silueta montañosa.


Ya de vuelta, me paro junto a las antenas, donde también hay un restaurante y una especie de parque, con un montón de gente y varios parapentistas iniciando su vuelo.


Me toca un traslado largo. Lo tenía pensado para el final de la etapa de ayer pero el reajuste de las subidas me lo ha dejado a mediodía. La próxima subida debería ser suiza pero el GPS me lleva por el Jura francés y, al pasar por Pontarlier, decido hacer el Grand Taureau antes. Es una buena manera de completar el día.

Safe Creative #1007090003507

2 comentarios :

  1. Las imágenes con que ilustras la crónica, excelentes como siempre, no muestran sensación de puertos de alta montaña. Cuesta creer, al verlas, que tienen pendientes de hasta doble dígito. Por otro lado, te gustan las imágenes limpias de personas y vehículos. ¿Haces muchas fotos para conseguirlo? Las que presentan ciclistas son muy bonitas.
    Mont Blanc, atractiva montaña, siempre bella.
    En la última foto, ¿es el lago Leman?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es el lago Leman. Ahí a la izquierda ya está Ginebra.

      Me gusta sacar la carretera limpia y procuro que no haya gente. Soy bastante cuidadoso con la intimidad en la red y no pongo personas. Si te fijas, mi nombre completo no aparece por ninguna parte porque a nadie le interesa. Eso sí, si pasan ciclistas procuro encuadrarles rápido. Total, disfrazados no los conoce nadie y en un blog de puertos en bici quedan siempre bien.

      Eliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...