La resistencia atrasada

Ayer me tocaba carrera de resistencia pero no era el día más adecuado para ello. Llegamos a una temperatura en la que salir de casa era una temeridad. Por tanto, aplazo el tema para hoy, con una bajada de quince grados en menos de veinticuatro horas. Apenas son cuarenta minutos fuertes en los que la distancia recorrida es secundaria.



Me encantan estas sesiones rápidas. Las sesiones de resistencia no se refieren a estar mucho tiempo de sesión, sino a hacer fases largas en zonas altas, con sesiones cortas. Eso hace que se me pasen enseguida. También influye que he notado mucha mejoría en poco tiempo, con una subida notable de mi Running Index, lo que viene a ser el indicativo de Polar de la calidad de carrera. Además, ya no tengo molestias en la tibia. La herida había sido tan profunda que, al caerse la postilla, se quedó un trozo dentro y es lo que hacía que tuviera malas sensaciones. Ayer me dí cuenta y me quité ese trocito un poco a la brava, usando utensilios no muy recomendables. Pero ha funcionado y ya no noto nada, aparte de la pedazo cicatriz que me va a quedar.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...