La bahía de Plentzia

Llevamos dos días de un tiempo fabuloso y nos apetece ir a correr cerca de la playa, así que nos desplazamos a Gorliz para hacer algo por allí, sin concretar del todo el recorrido. Lo único que está asegurado es que vamos a empezar subiendo el alto de Andra Mari.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


La bahía de Plentzia Gorliz 14 km 220 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Dejamos el coche en el aparcamiento final de la playa y nos ponemos a subir desde el mismo inicio. Hace una temperatura magnífica, algo fresca a primera hora, pero la primera rampa es bastante fuerte y se nos atraganta.


Bajamos hasta el núcleo urbano de Gorliz para enfilar la carretera de Armintza que nos lleva a Andra Mari. Pasamos por el ayuntamiento y ya es todo para arriba.


La carretera no tiene arcén y el día hace que mucha gente se acerque hasta la playa. Es sábado y no lo habíamos tenido en cuenta. De todas formas, podemos subir sin ningún problema.


Coronamos Andra Mari en la línea del gran premio de montaña tras dos kilómetros y medio al 4% que han ido de menos a más. El sopor inicial ha dado paso a un ritmo muy alegre.


La corta bajada nos deja en la carretera de Armintza y tiramos a la derecha hacia el alto de Andraka, pasando por Urizar. Nos quedan tres kilómetros para llegar al alto aunque los dos primeros son casi llanos.


A estas alturas de la mañana ya empieza a hacer calorcete y se está de maravilla. En el alto de Andraka hay un asador y, como el viento nos viene de allí, nos llega un olor muy rico a brasas que hace que nos acerquemos como zombis.


Coronamos Andraka y enfilamos la bajada hacia Gorliz por la carretera que viene de Mungia. Esta carretera soporta mucho más tráfico y el arcén es inexistente. Por suerte, a estas horas nadie sale de la playa y casi todos los coches van para abajo.


Nos detenemos por un instante para saborear la vista de los meandros del río Butrón al rodear el peñasco de Isuskiza. Cuando subo este pequeño puerto en bicicleta, esta foto es obligada.


Llegamos a la rotonda de acceso a Plentzia y empieza lo peor del día: llanear. Nos hemos acostumbrado a correr con cuestas y el llano nos resulta soporífero.


Echamos cuentas de la distancia que nos va a salir al llegar al coche y decidimos que le van a dar a la subida al faro de Gorliz que íbamos a hacer de postre. Apetece aprovechar este sol de primavera que no se sabe cuánto nos va a durar.


El tramo de la ría no lo llevamos nada bien pero llegar a la desembocadura nos da mucho ánimo. Hemos venido para correr junto al mar y todavía no lo hemos catado.


El paseo de la playa es una delicia. Llegamos al final con catorce kilómetros y ni nos lo pensamos. Nos acercamos al maletero del coche, cogemos la tortilla de patata y la barra de pan que hemos comprado antes de venir y nos hacemos dos bocatas que nos saben a gloria con el sonido de las olas de fondo y estas vistas maravillosas. Las miradas de envidia cochina de los transeúntes confirman que el plan de hoy ha sido maravilloso.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...