XI. 'La Romaña'

Hoy juego de local. Este sábado tiene lugar la XI. Marcha de fondo 'Memorial Joserra Romaña' y la salida es a las 06:30 en la plaza Zabalburu. Eso es algo menos de un kilómetro desde casa, con lo que puedo salir poco antes, descansado lo suficiente y sin tener que viajar.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


XI. 'La Romaña' Bilbao 57 km 3600 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Llego un cuarto de hora antes de la salida y recojo mi tarjeta de control, perfectamente metida en un blíster de plástico para que no se moje. Ayer estuvo lloviendo mucho y las previsiones también dan agua para hoy, así que mejor que vaya bien protegida.


No sé cuánta gente estará inscrita para la distancia larga pero no se ve mucha. Es una ruta muy exigente y puede que el mal tiempo de ayer haya hecho que alguno se lo piense.


Salimos a las 06:30, tras una breve charla de un señor que se resume en que cerremos una valla que hay en el Luxar para que no se escapen los animales. Según dan la salida, me pongo a correr rumbo al Arnotegi (426m).


El control del Arnotegi está abierto de 06:55 a 07:25, aunque no hay nadie para sellar. Yo llego a las 07:01 no habiendo parado de correr salvo en los dos rampones que se ponen por encima del 20%. No sé cómo se puede llegar andando a las 06:55. Cada vez estoy más convencido que lo de aconsejar que no se corra en las marchas va a pasar a la historia.


Me conozco todo esto de memoria y eso hace que sepa dónde puedo apretar más y dónde es mejor reservar un poco. Desciendo hacia la valla del Pagasarri y me planto en la del Pastorekorta casi sin darme cuenta. A diferencia de otras ocasiones, el inicio me sienta estupendamente.


Toca apretar en el cortafuegos del Pastorekorta (591m). El control está de 07:35 a 08:40 y llego a las 07:41 para que me sellen las dos señoras que allí esperan.


Antes de seguir, echo un vistazo para atrás, por ver cómo sufren los compañeros que me siguen. Pero no me sigue nadie y me quedo con las ganas. Me gustaría bajar por aquí pero se sigue por el zarzal que conecta con la pista de Arrigorriaga.


De nuevo en la base del Pastorekorta, ahora ya puedo ver a los compañeros de ruta subiendo la pared. Nos vamos saludando mientras sigo rumbo al Pagasarri.


Llego al Pagasarri (671m) y disfruto de las vistas de Bilbao cubierto de nubes. Como me conozco la zona de maravilla, a diferencia de otras marchas en las que voy a descubrir el paisaje, voy dando gracias al día que nos ha salido. No me cuesta nada correr y, en los tramos que no se puede, el fresquito impide que te acalores.


Han sido tantas las veces en las que he hecho este recorrido corriendo que parece que vaya sobrado. Sin darme cuenta llevo mil metros ascendidos y llego al control del Ganeta (685m) a las 08:06. Está abierto de 07:55 a 09:20, lo que sigue dejando claro que eso de andar es muy relativo.


El siguiente punto de control está situado en la Cima Coppi del día: el Ganekogorta. Está cubierto por la niebla y no se ve desde las campas del Pagasarri aunque, según voy subiendo por la Cuesta de Anselmo, empiezan a verse algunos claros.


Han trazado la ruta para pasar por el Biderdi (877m), lo cual me parece todo un acierto porque no se va dejando títere con cabeza. Cuando llego aquí no se ve nada.


Las nubes van pasando de lado a lado del cordal y me planto en el Ganekogorta (998m) a las 08:48. Los dos tipos de la cima tienen mucho mérito. Su control está abierto de 08:25 a 10:20 y no me dan ninguna envidia los pobres. Hasta les cuesta sellarme la tarjeta porque no aciertan a quitarse los guantes.


Ya está hecho el desnivel de la primera mitad de la marcha y apenas lo noto de lo bien que voy hoy. No hay nada como conocer bien el recorrido y saber cuándo y dónde dosificar los esfuerzos.


Me llaman mucho la atención las tiras para los soleos que lleva un chico con el que paso por la cima del Arrabatzu, camino del Gallarraga. Este año no se sube a su cima por algún impedimento que ha puesto la Diputación, por tratarse de una zona de flora protegida.


Esta prohibición de paso nos obliga a bajar rodeando la montaña por su ladera izquierda, camino del Kiputzeta (727m). Me preceden un par de compañeros y veo cómo en las bajadas se me escapan.


El sendero de la ladera da paso a una pista, a tramos algo embarrada. El barro es de ese con pinta arcillosa, muy pegajoso, y se adhiere a las zapatillas resultando muy incómodo.


Estamos cerca de Sodupe cunado entramos en una pista cementada en la que extremo las precauciones porque resbala bastante. Hay pinocha por el centro y bastante verdín que no me da ninguna seguridad.


Llego al control y avituallamiento de Sodupe a las 09:48. El control tiene un horario de 09:30 a 12:35, así que habría que correr mucho para llegar antes de su apertura cuando está por encima ya del km.25 y se llevan 1.500m de desnivel positivo acumulado.


El avituallamiento está muy bien aunque puede que, para alguna gente, llegue demasiado tarde para ser el primero. Me como un triángulo de jamón y queso, un trozo de plátano, un par de gajos de naranja y lo riego con cocacola e isotónico. Para el camino me cojo unos cacahuetes y un paquete de kit-kat que me meto en el bolsillo para ir comiendo poco a poco.


Salgo del avituallamiento junto a otro chico con el que voy corriendo hasta Güeñes por la carretera que discurre junto al río Cadagua. Son más de cuatro kilómetros que acaban haciéndose algo pesados pero que hacemos más entretenidos con la charleta.


De nuevo toca apretar para subir al Luxar. Nos juntamos cuatro compañeros de viaje para afrontar la dura pala de acceso al alto.


Me sellan la tarjeta de control del Luxar (539m) a las 10:48, teniendo un horario de control de 10:25 a 14:25. Hace un rato que voy con alguna molestia en la planta del pie izquierdo, con principio de ampolla justo donde se apoya la planta al pisar, por culpa de llevar los calcetines mojados. Decido cambiarme de calcetines aprovechando el asiento que me ofrece la piedra del geodésico y la conversación de los voluntarios del control.


El tacto de los pies mejora muchísimo con calcetines secos, aliviando la molestia casi en su totalidad. Los tres compañeros con los que he hecho esta subida ya están lejos y los puedo ver trotando en un claro.


El descenso del Luxar empieza con un sendero algo resbaladizo en el que saco buen provecho de los tacos de mis nuevas SALOMON Speedcross 3. Al final, como ayer estuvo lloviendo mucho, me he decidido por ellas y parece que ha sido todo un acierto.


Tras el breve descenso, una pista me lleva a un sendero de subida al Eretza que se adentra en las rocas. Es la parte más complicada de todo el día, ralentizando mucho mi marcha por mi enorme torpeza en este tipo de terreno. Me cuesta encontrar la mejor pisada y no son pocas las veces en las que tengo que echar las manos para no caerme.


Solventado el problema, el Eretza sigue poniéndolo difícil. La pendiente se dispara y, sin llegar a la salvajada que es el cortafuegos de la subida tradicional, toca apretar de verdad durante un buen trecho.


El sol no ha aparecido en toda la mañana aunque se vean unos claros por el oeste. Nos siguen acompañando las nubes, algo que se agradece cuando la pala te requiere un esfuerzo tan grande como exige ésta en la que estoy metido ahora mismo.


Llego al Eretza (887m) a las 11:43. Hay tres tipos disfrutando de las vistas durante el tiempo que está su control, que va de las 10:50 a las 15:15. Por supuesto, las vistas no son el paisaje sino las caras de los que llegamos tras semejante rampón.


No puedo marcharme del Eretza sin asomarme a la vertiente del cortafuegos que este año no se subía. Me habría gustado hacerlo junto a otra gente para ver qué tal se nos daba.


La bajada de la pala se hace junto a los árboles, camino del refugio en el que está situado el segundo avituallamiento. Bajar por aquí es una gozada, pisando el verde y dejándote llevar en plan Heidi.


Llego al avituallamiento del km.37 junto a los últimos participantes de la marcha corta, que tenía su salida en Sodupe. Para ellos es el km.12 y ya llevan cuatro horas. Del avituallamiento no cojo mucho: cocacola, plátano, naranja, unas palmeritas de chocolate y unos cacahuetes para llevar. Lo que sí hago es reponer el bidón de isotónico porque empiezo a notar que me hace falta beber más.


A partir de este momento me entretengo con los doblados de la marcha corta. Voy saludando a unos y a otros y las diferentes subidas de esta sierra se me van pasando sin casi darme cuenta. El Aldape (716m) es la primera de todas ellas.


Después viene el Gasteran (801m). Son subidas cortas pero muy intensas. El día se empieza a torcer bastante y ya no puedo sacar la cámara del bolsillo tanto como me gustaría.


Supero el km.40 y llego al control del Ganeran (823m) a las 12:35. Tiene horario de 11:25 a 16:20 y las dos mujeres y el hombre que sellan se mantienen impasibles ante las inclemencias meteorológicas. Cruzamos fotos, me dan ánimos porque ya me queda poco y sigo rumbo norte.


La humedad de la niebla deja paso a un ligero sirimiri. Sigo entretenido con los participantes de la corta y disfruto de los tramos verdes, muy cómodos para correr por ellos. Picomayor (742m) es la siguiente cumbre del cordal y me sellan a las 12:57 en un control muy cercano al anterior. Llovizna y llego enseguida a El Cuadro (713m).


He dejado atrás la sucesión de subidas y ya solo queda dejarse caer hasta el avituallamiento de Peñas Negras. La desembocadura de la ría está ahí mismo y el final de la marcha resulta cercano.


En el avituallamiento de Peñas Negras no hay gran cosa que llevarse a la boca, así que no me entretengo demasiado. Cojo un par de gajos de naranja, me rellenan el bidón con Acuarius y me cojo dos palmeritas para el camino.


No deja de chispear en este tramo. Llego a la base de las antenas de Argalario y hago cima en el Mendibil (549m) a las 13:55.  Hay una pareja chupando frío en este control que va de las 12:35 a las 18:40.


La niebla hace que cueste un poco encontrar las marcas pero me conozco toda esta zona de memoria. Además, llevo el track metido en el reloj, por si acaso. En todo este descenso hacia Trapagaran me encuentro con muchísimos participantes de la marcha corta.


La meta de Portugalete tiene horario de 13:30 a 20:30 y llego a las 14:53. Me dan un diploma y una camiseta técnica y me tomo un vaso de cocacola junto con un pintxo de tortilla, morcilla y choricillo antes de partir para Bilbao.


Han sido 57km con mucho desnivel pero me encuentro de maravilla. Tenía pensado volver a Bilbao corriendo pero está chispeando y me da pena pulir los tacos de las nuevas zapatillas en los 13km de asfalto que tengo hasta casa. Me han gustado muchísimo las SALOMON Speedcross 3 y quiero que me duren. Cojo el Metro y, al salir en el Casco Viejo, me alegro de haberlo tomado porque está lloviendo.

Safe Creative #1007090003507

2 comentarios :

  1. Que verde...!!!! y yo me lo estoy perdiendo.... Veo las paredes del Pastore y del Eretza y me parece increible que yo haya subido por ahi...Enhorabuena!!! menudo rutón mas guapo y mas duro....que para encontrar ese desnivel aqui, hay que subir y bajar mucho..... Animooo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si empezamos a darle pronto, ¡¡¡que tengo unas ganas!!!

      Eliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...