Grandes límites del Duranguesado

Hoy tenemos visita. Javi y Teibol vienen a Bilbao con intención de hacer una ruta para conocer Urkiola. Oiz enlaza perfectamente y lo ponemos delante, quedando una etapa curiosa para estas fechas, cercana a los tres mil metros de desnivel positivo acumulado y muy por encima de los cien kilómetros.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


Límites del Duranguesado Bilbao 145 km 2900 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Salimos de Bilbao a las nueve y media. Tras una pequeña visita turística por la villa, recorriendo ambas orillas de la ría, subimos al Ganguren por Zabalbide, disfrutando de unos cuantos kilómetros tranquilos, con escasa pendiente que permiten disfrutar de unas buenas vistas del Gran Bilbao.


Solo la rampa final supone un esfuerzo algo mayor pero apenas son un par de cientos de metros y se corona junto a las antenas.


Las antenas de la cima no dejan ver el mar pero, siguiendo un pequeño sendero que las rodea, se alcanza a ver la costa, todo el cordal y los dos valles que separa.


Bajamos del Ganguren por la vertiente de Lezama. Nos cruzamos con multitud de grupos de ciclistas. La clásica cicloturista Bilbao-Bilbao es la semana que viene y se nota. Además, es el primer fin de semana con buen tiempo de lo que va de año y la gente anda con mucho mono.


Empezamos a subir Aretxabalagane desde Larrabetzu. La temperatura era algo fresca a primera hora pero el ambiente se va caldeando.


Coronamos Aretxabalagane tras cruzarnos con muchísimos ciclistas. La subida nos permite ir entrando en calor poco a poco. Nos espera lo duro de verdad y llegamos aquí guardando bien la ropa.


Descenso con pequeña parada en Andra Mari y repechín para coronar en el alto de Gerekiz, desde donde bajamos hacia Ugartegoikoa.


Oiz ya se huele. Llegamos al desvío de Zugastieta y Carlos, que había venido a acompañarnos, decide volverse por Autzagane. Nos quedamos los tres ascendiendo al Balcón de Bizkaia por esta vertiente tranquila, disfrutando del paso de kilómetros con un ritmo idóneo para una ruta de estas características.


El descanso de Montecalvo viene perfecto para ir preparando la cabeza para lo que se avecina. Hace calor y eso va a endurecer bastante la parte dura de la subida a Oiz.


El sol pega con fuerza camino del Balcón de Bizkaia. Vamos guardando todo lo que podemos para dejarlo en las duras rampas que se avecinan.


Otro pequeño descanso hasta coger el desvío de hormigón y empieza la gresca, con una rampa de doble cifra que nos deja sin habla. Se acabaron las bromas.


Hay un par de tramos con el hormigón cuarteado pero se solventan bien. Pasamos la primera barrera canadiense en el pequeño descanso que precede a la zona más dura. Toca apretar bien el culo para la rampa más difícil que, por si fuera poco, tiene el hormigón hecho polvo.


Empezamos a disfrutar de unas vistas inconmensurables. El día es perfecto para una ascensión a Oiz, sin apenas bruma en el horizonte. Las últimas veces que he subido hasta aquí no he podido gozar como se merece, siempre con niebla cerrada. Hoy tenemos un día genial.


Otro pequeño descanso y, tras otra barrera canadiense que hay junto a la ermita de San Cristóbal, comienza la parte final, otro kilómetro y medio de dura subida pero que las enormes vistas que se disfrutan se encargan de mitigar. Todo es más llevadero cuando el lugar es tan agradable.


Coronamos esta gran subida y disfrutamos de las vistas por un buen rato. Urdaibai lo tenemos a tiro de escupitajo pero podemos ver con claridad la montaña cántabra nevada, el interior de Bizkaia, el acceso a la meseta por Orduña, las montañas nevadas de La Demanda, Gorbea blanco, el macizo nevado de Aitzgorri. Tan solo hay algo de bruma hacia el oriente guipuzcoano.


El día es ideal para disfrutar del sol en alguno de estos bancos. Apenas corre brisa, con los aerogeneradores parados y sin armar mucho ruido.


Descendemos por la larga vertiente de Durango. La estampa de Anboto es colosal, contrastando de forma maravillosa sobre el manto verde. Al ver estas imágenes es cuando uno agradece que llueva tan a menudo. El agua es vida.


Nos desviamos un poco para ir a un Lidl, donde paramos un momento para comer y beber algo antes de dirigirnos hacia Mañaria para subir Urkiola. Es el momento más caluroso de la jornada y lo sentimos en las primeras rampas.


Son solamente seis kilómetros pero casi siempre de doble cifra. Vamos justos y ponemos un ritmo tranquilo que nos permita llegar arriba con las fuerzas suficientes como para llegar al final sin petar.


El calor se intensifica. Los árboles están desnudos y apenas arrojan sombras para mitigar los efectos del sol, un sol al que no estamos acostumbrados y que nos pasa factura.


Por fin llegamos al puerto de Urkiola y tomamos el desvío que nos lleva al santuario para cruzar la línea de meta de las pruebas ciclistas. Llevamos ya una buena paliza en forma de desnivel y todavía no hemos llegado a los cien kilómetros.


Toca regresar. Bajamos hacia Otxandio y seguimos rumbo a Dima. La temperatura baja de golpe al tiempo que lo hace el sol, quedando sombras amplias que nos recuerdan que aún estamos en invierno.


Podíamos volver por las nacionales 240 y 634 pero decidimos evitar el tráfico por un valle interior. En Artea enfilamos la corta subida a Sarasola para llegar a Ugao por Zeberio.


Se está haciendo tarde y queda poca luz. Llegamos a Arrigorriaga tras dos kilómetros rodando por la carretera de Burgos, sin apenas tráfico a estas horas de un sábado. Solo queda la subida a Buiagoiti para entrar en Bilbao cerrando una etapa redonda.


La idea era hacer 120km pero hemos llegado a 145km y rozando los tres mil metros de desnivel positivo acumulado. Una etapa dura que nos enfila para los tiempos que se avecinan en los próximos meses. Espero que a mis dos acompañantes les haya gustado la ruta y que hayan disfrutado de los paisajes de mi tierra tanto como hago yo siempre que me acerco a la suya.

Safe Creative #1007090003507

3 comentarios :

  1. Gran crónica y gran ruta. Un verdadero placer visitarte y rodar por tu tierra. Una de las mejores rutas que he hecho en mi vida, la crestería de Oiz me dejo impresionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Xagerao', si ha sido una vueltita de nada, jajaja
      Ya sabes, la puerta de Cantabria la hemos dejado abierta, ;-)

      Eliminar
    2. Teibol eres un exagerado, pero vas a tener razon por una vez

      Eliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...